Luisa Etxenike

web oficial

Artículos

Artículos publicados en distintos medios de prensa

Por una España federal

Huffingtonpost.es

Me parece evidente que no podemos seguir así. Con todo lo que hay que construir y reconstruir, no podemos seguir en este país como sobre arenas movedizas, en un estado de permanente tensión territorial. Necesitamos, como país, pisar tierra firme, consolidar nuevos cimientos para recuperar una convivencia fértil y leal entre todos.

Veo en la vía hacia una España federal la oportunidad de consolidar esos nuevos cimientos; de asentar un nuevo suelo común, firme y fiable, que, en mi opinión, tiene que apoyarse en  una nueva asertividad, en nuevas afirmaciones del y para el estar juntos.

La afirmación para empezar del nombre. España hay que nombrarla en todas partes. Y tal vez soy particularmente sensible a esta cuestión porque vengo de Euskadi donde nunca se la nombra. Kafka nos enseñó la monstruosidad de lo innombrado. Pues es lo que está pasando en muchos lugares, que a fuerza de no nombrar a España, de llamarla sólo el Estado o parecido, se está convirtiendo para mucha gente en un poder kafkiano, extraño, ajeno, y no en un país.

España hay también que contarla en todas partes.Creo que una de las cosas más desoladoras ahora mismo es ver con qué facilidad calan algunos discursos en nuestra sociedad; o por decirlo de otro modo, la vulnerabilidad de una parte de nuestra sociedad, especialmente las nuevas generaciones, frente los discursos manipuladores, negadores de nuestra Historia común, de lo que hemos tenido y hecho en común. España hay que contarla para superar ese desconocimiento que nos vuelve, como sociedad, presa fácil de los mensajes distorsionadores.

Veo en la vía federal la oportunidad también de otra afirmación: la de lo cualitativo frente a  lo cuantitativo. El nacionalismo tiende a reducir la convivencia al cuánto, cuánto más de esto o lo otro para mí. La España federal, pues, como el espacio para  centrar el debate y las aspiraciones en lo cualitativo, en la calidad del estar juntos; sustentada sobre los principios también reafirmados y reactualizados de libertad, igualdad y solidaridad.

La libertad como articulación armoniosa, respetuosa y ágil entre lo propio y lo común, entre lo singular y lo colectivo. Que yo creo que hay que extender no sólo a las relaciones entre los distintos territorios españoles sino también entre las personas dentro de cada territorio. El nacionalismo prefiere la noción de pueblo a la de sociedad, es decir, vernos como piezas de una identidad colectiva predeterminada, de una identidad que viene “de serie” y que nos define independientemente de nuestra voluntad. Y creo que la vía para la transformación federal de España debe incluir la afirmación de un federalismo íntimo, de un federalismo de lo íntimo en la relación de cada ciudadano con su entorno social. O lo que es lo mismo, la afirmación de identidades individuales, originales, mestizas, libres de predefiniciones, e integradas en sociedades dinámicas.

El principio también de igualdad. Desde el que resulta insoportable e inaceptable la idea de que en nuestro país se puedan abrir brechas en la calidad de vida, en la atención sanitaria o educativa en función de la geografía. El debate sobre la transformación federal yo lo fundamento también en una oposición política y moral al hecho de que el  horizonte de oportunidades entre los españoles, el horizonte de calidad de vida, es decir, de felicidad humana, pueda ser distinto, más frágil o peor en algunos lugares que en otros.

Yo creo que el debate federal es, en este sentido, esencialmente el de la afirmación y la asunción de la co-responsabilidad. Sentirnos responsables los unos de los otros, todos con todos. Y es lo que llamaría el espíritu federal o la actitud federal co-responsable.Y creo que es en eso en lo que hay que insistir, el espacio que hay que recuperar y reafirmar, en un país en lo que últimamente lo que se promueve con más insistencia es el cada uno a lo suyo. No importa lo perfecto que pueda ser un modelo federal, lo brillante que pueda ser, por ejemplo,  su articulación competencial… si falta o falla ese espíritu. El espíritu que reconoce lo que tenemos en común y quiere preservarlo. El que defiende la voluntad de ser, estar y seguir juntos; creativa, dinámica, moderna, alegremente juntos. Creo que eso es lo que hay que promover, ese espíritu federal, esa certeza de que juntos vamos a más y a mejor.

Este texto recoge la intervención de la autora en el acto de presentación y apoyo a la declaración Una España Federal en una Europa Federal que se celebró el pasado 9 octubre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

© Luisa Etxenike. Todos los derechos reservados. Diseño web Apodaka Estudio.